Una entrada distinta, pero con ganas de hacerla.

Guadalupe se contactó para la prueba de maquillaje hace un mes atrás. Su casamiento se resolvía rápidamente, casi corriendo con los tiempos que marcaba el calendario: en 2 meses resolvieron con su novio, dar el “sí” definitivo, y de ahí correrían al avión que ansiaba despegar.
Así de rápida y resuelta fue ella con lo que quería para su día: un buen delineado, “como a Pedro le gusta”, dictó. Mentiría si digo que la prueba se extendió más de media hora, con saludo incluido. 
“Listo, quiero esto para ese día, Ana”. Y cerramos trato. 

La mañana del 16 de abril se asomaba con un cielo encapotado, las nubes perezosas copaban el firmamento. Con Gustavo, el peluquero, partimos rumbo a Río Ceballos, bien tempranito, cuando la noche aún, reinaba en Córdoba. Viaje ameno, ruta, peaje, charla, paisaje, comentarios divertidos, risas, carcajadas, seriedad y confianza. Todo marcaba un día tranquilo.

“Venimos a preparar a la novia”, nos anunciamos con el conserje del hotel. Ni Guadalupe ni sus hermanas estaban levantadas, pero dio ordenes de “desayunen en el hotel, yo los invito”. Nos sentimos mimados y bienvenidos por alguien que estaba contenta con nosotros en su boda. 
La mañana se desarrolló como era de esperarse, presentación de las hermanas, llegada risueña de la novia, quien venía de desayunar con su futuro esposo, teléfonos, comentarios, risas, emoción.

Pronto llegó el fotógrafo, Roberto, muy buena onda, un conocido de la familia quien se dedicó a participar no solo de las charlas y comentarios, sino de desplegar su magia con la cámara, en la habitación. Las siguientes, son sus fotos (si quieren conocer más de su trabajo, les dejo su face https://www.facebook.com/profile.php?id=100002304353959)

Nos hicieron sentir super bien recibidos, respetados. Nosotros, pusimos a su disposición lo mejor que sabemos hacer: resaltarle la belleza natural.
¡Quedaron hermosas! y de apoco, a medida que fueron llegando sus familiares a saludar (hermano, cuñado, tío, y su mamá) nos dimos cuenta de dónde venía la belleza: se transmitía de generación en generación. Preciosa familia.



¡Guada, te deseamos toda la FELICIDAD en esta nueva etapa de tu vida!
Gracias por permitirme maquillarte en tu gran día, espero que hayas tenido un momento lleno de alegría, paz y amor.


Hasta la próxima. Hasta siempre. 
AB
https://www.facebook.com/ABmakeup.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s